Los mil y un usos del Aceite de Árbol de Té

La naturaleza pone a nuestra disposición todo tipo de ingredientes y productos naturales que podemos utilizar para nuestra salud y bienestar general. Las plantas y sus muchos derivados como los aceites vegetales y esenciales cuentan con propiedades únicas que pueden aportar multitud de beneficios.

Uno de los aceites esenciales más conocidos y ampliamente utilizados es el Aceite de Árbol de Té. El aceite de árbol de té se obtiene de las hojas de Melaleuca alternifolia originaria de Australia y se ha utilizado durante décadas en la medicina tradicional de los aborígenes.

Su extendido uso y popularidad se deben a sus múltiples usos y beneficios para mantener la salud capilar, cutánea, respiratoria, de las uñas… Contiene componentes como el terpinen-4-ol que ha demostrado eliminar ciertos tipos de bacterias, hongos y virus.

Entre algunos de sus usos más frecuentes destacan:

  1. Desinfectante de manos:

Es una alternativa natural a los desinfectantes de manos habituales. Varios estudios han demostrado que el Aceite de Árbol de Té elimina ciertas bacterias y virus comunes responsables de causar enfermedades como el E. coli, S. pneumoniae y H. influenzae.

Además, un nuevo estudio con varios tipos de jabones de manos demostró que añadiendo aceite de árbol de té aumentaba su eficacia contra E. coli.

  1. Desodorante natural:

Los efectos antibacterianos del aceite de árbol de té pueden ayudar a controlar el olor relacionado con la transpiración.

A diferencia de lo que piensan algunas personas, el sudor no huele. Es la secreción de las glándulas sudoríparas combinadas con las bacterias de la piel lo que puede producir un olor que va de moderado a fuerte.

  1. Antiséptico para rasguños y heridas leves

Las heridas que causan la rotura de la piel facilitan la entrada de los gérmenes al torrente sanguíneo y esto puede causar una infección.

El Aceite de Árbol de Té puede utilizarse para tratar y desinfectar los pequeños cortes ya que elimina S. aureus y otras bacterias que pueden causar infecciones en heridas abiertas.

  1. Estimula la curación de heridas

Además de prevenir infecciones en cortes y rasguños este aceite también estimula la curación de las heridas.

Las investigaciones han demostrado que el aceite de árbol de té ayuda a reducir la inflamación y favorece la actividad de los glóbulos blancos que son esenciales para el proceso de curación.

  1. Combate el acné

El Aceite de Árbol de Té puede ser un gran aliado contra el acné. Varios estudios han demostrado que ayuda a reducir la severidad del acné.

En un estudio en el que se utilizó un gel con un 5% de aceite de árbol de té en lesiones de acné se demostró que era 3 veces más eficaz en la reducción de las lesiones del acné que el placebo y casi 6 veces más eficaz a la hora de reducir la severidad del acné.

  1. Combate los hongos de las uñas

Las infecciones fúngicas en las uñas son bastante frecuentes y el aceite de árbol de té es una alternativa natural a los tratamientos convencionales.

En un estudio controlado, las personas con infección por hongos en las uñas utilizaron aceite de árbol de té o una medicación antifúngica durante 6 meses.

Al final del estudio, el 60% de las personas de cada grupo experimentaron una mejora parcial o total de la infección.

El Aceite de Árbol de Té puede utilizarse de diferentes formas debido a sus múltiples propiedades.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que al tratarse de un aceite esencial de gran concentración puede llegar a ser irritante al contacto directo con la piel. Por ello, es recomendable diluirlo en un aceite vegetal.